Tecnología

¿Cómo funciona la minería de bitcoins?

Minar bitcoins no es una tarea sencilla y resulta bastante competitiva. En este artículo te contamos lo esencial sobre bitcoins. Sigue leyendo.

Por Redacción España, el 18/08/2021

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Seguro que estás familiarizad@ con el criptoactivo de moda: el bitcoin, un tipo de criptomoneda o sistema de pago digital con valor propio. El bitcoin es la más popular de las más de 10.000 criptomonedas que existen en el mundo.

Algunos hablan de minar bitcoins como si se tratara de la búsqueda de El Dorado, la quimérica ciudad ubicada en las antiguas colonias españolas de Sudamérica. ¿Es un negocio en auge al alcance de cualquiera? ¿Qué se necesita? Y, si no nos convertimos en mineros digitales, ¿es seguro invertir en bitcoins?

Veamos todo ello con detenimiento en el siguiente artículo.

Características del bitcoin

Entre otras cosas, y siguiendo los propios estipulados que bitcoin.org describe en su web, ningún sistema iguala a los bitcoins en:

  • Rapidez de operaciones y precio: es la forma más rápida, barata y fácil de cambiar dinero. Comisiones bajas o inexistentes.
  • Red de pagos internacional.
  • Máxima seguridad y control. Máxima protección. A diferencia del dinero físico, nadie puede suplantar la identidad de otra persona.
  • Sistema operativo 24/7 en cualquier lugar del mundo.
  • Contabilidad transparente, al quedar registradas toda las transacciones por medio de blockchain.
  • Aceptación por cada vez mayor número de personas y entidades.
  • Volatilidad. Al ser algo bastante novedoso y con flujo circulante relativamente pequeño, su futuro es incierto. Dependerá de cómo madure, de las herramientas y servicios que se desarrollen para que sea más accesible al gran público y se estabilice.

¿Cómo se crean los bitcoins?

¿Y cómo se crea el dinero? Respecto al dinero de verdad, el contante y sonante, lo tenemos claro: los bancos centrales son los encargados de decidir la emisión regulada, o dicho de otro modo, la cantidad de dinero circulante en una economía (desde el Banco Central Europeo, al Banco Central de Estados Unidos, pasando por el Banco Central de Zimbabwe, así, hasta unos 166 organismos).

Si un par de siglos atrás el valor del dinero venía determinado por las reservas de oro, hoy, aunque parezca mentira, depende más de la confianza que le damos cada individuo a los organismos emisores, y de los ciclos económicos, sobre todo.

Así, el valor del dinero es el que la sociedad en su conjunto decide otorgarle. Obviamente, algunas personas físicas o jurídicas tienen más margen para interferir en las finanzas globales, en la macroeconomía, y pueden cambiar este balance de manera real.

Por contra, los bitcoins son un tipo de moneda descentralizada de gobiernos u organismos financieros. Eso sí, que no haya una fábrica de moneda y timbre de bitcoins no significa que no tengan sus propios protocolos de creación.

Los bitcoins se crean a través de una estructura de datos agrupada en cadenas de bloques o blockchain. Estos sirven de contabilidad pública distribuida a través de una red de ordenadores, sin que haya necesidad de una base de datos centralizada o un servidor.


Cualquier transacción confirmada quedará incluida de manera segura en esta cadena blockchain, que funciona con un sistema criptográfico único, indescifrable e infalsificable.


El sistema ha sido creado para producir, aproximadamente, 10 bitcoins cada 10 minutos. ¿Y cuánto vale un bitcoin? En el momento de escribir este artículo, la cotización de un bitcoin equivale a 46.018,98 $ (unos 39.301,82 €). A su vez, cada bitcoin equivale a 100,000,000 satoshis, que es la unidad mínima de bitcoins.

¿Cómo es posible que nadie en particular controle bitcoin? Evidentemente, esto no es una realidad absoluta. Recientemente, hemos asistido a anuncios especulativos que pueden interferir en la cotización de la criptomoneda.

Por ejemplo, que grandes marcas automovilísticas anuncien que sus coches no se pueden comprar en bitcoins, para, días más tarde, retractarse, influye. Lo mismo ocurre cuando ciertas autoridades fiscales advierten sobre el recargo que pueden tener las compras con criptodivisas, tal y como publicaba El Economista.

Movimientos especulativos aparte, la red de bitcoin no es controlada por nadie en particular; todos sus usuarios la controlan. Aunque, como software de código abierto, algunos programadores puedan implementar cambios, no podrían forzar cambios definitivos.

¿Por qué? Porque cada usuario es libre de elegir la versión de software que quiere. Por tanto, es imprescindible que haya un consenso, una democracia, entre todos los usuarios para que el sistema funcione.

¿En qué consiste minar bitcoins?

Imagen


Por medio de un software y un hardware específicos, cualquiera podía convertirse en minero de bitcoin, al menos hace un tiempo.

Los mineros reciben tasas de los usuarios que quieren que sus transacciones sean procesadas prioritariamente. Además, reciben un pago en criptomonedas a cambio de invertir su capacidad computacional para:

  • Hacer posible el procesamiento de transacciones.
  • Lograr que todos los participantes estén sincronizados.
  • Garantizar la seguridad de la red.

Sin embargo, aunque parezca fácil o incluso arcaico, minar bitcoins no es una tarea sencilla y resulta bastante competitiva. Para que cada transacción sea confirmada, debe encontrarse un nuevo bloque, lo que requiere hacer miles de millones de cálculos por segundo.


Solo el minero más rápido lo conseguirá.


Esta exigencia de rapidez es la única manera de que el promedio de hallazgo de un nuevo bloque sea de 10 minutos, como veíamos antes, y que el engranaje no pare.

¿Las criptomonedas tributan?

La legislación tributaria vigente obliga al contribuyente a declarar las ganancias obtenidas. En el caso de los bitcoins, el tratamiento fiscal será parecido al del cambio de divisas, por ejemplo, entre euros y yenes.

De hecho, la última ley antifraude, publicada en el BOE el pasado 10 de julio, informa de la obligación de suministrar información sobre saldos de monedas virtuales.

Además, distintos bancos centrales han anunciado planes para el lanzamiento de sus propias divisas digitales. Así pues, no sería una locura pensar que la tecnología de las criptomonedas se extienda hasta convertirse en habitual.

¿Invertir en bitcoins es arriesgado?

En términos generales, podríamos decir que cualquier inversión sobre la que no se tenga un conocimiento exhaustivo y la capacidad de dedicar tiempo y energías es una inversión arriesgada o poco recomendable.

Comprar bitcoins es realmente fácil con cualquier moneda corriente. Lo primero que necesitas es descargarte una app que te permita monitorizar los balances y movimientos de tu cartera de bitcoins.

Recientemente, la CNMV y el Banco de España lanzaron conjuntamente un mensaje de alarma a los pequeños ahorradores de criptomonedas. Su principal argumento es la volatilidad, falta de transparencia y especial complejidad de este producto financiero.

Los responsables de dichos organismos destacan, asimismo, su falta de regulación o de marco legal. Y arrojan un dato importante:


Cerca del 80% de las transacciones en criptomonedas se hace en el mercado negro, por lo que, indirectamente, los pequeños inversores estarían respaldando actividades fraudulentas.


Lo esencial es entender que, a no ser que nuestros conocimientos y capacidades sean extraordinarios, no deberíamos esperar hacernos ricos con criptomonedas ni con cualquier nueva tecnología.

Si algo es demasiado bueno para creerlo, si contradice el criterio básico del mercado mayoritario, no puede ofrecerte garantías de éxito. Algunas inversiones conllevan más riesgos que otras y no todo el mundo está preparado para asumirlos. ¿Qué opinas al respecto?

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+52 (55) 4774 1185

mexico@agenciab12.com

Ejército Nacional #1112, Int. 804, CP 11510 – CDMX