Inteligencia Artificial

¿Qué es el test de Turing?

Alan Turing es considerado el padre de la inteligencia artificial. Si te interesa saber por qué, en el post de hoy te lo explicamos.

Por Redacción España, el 13/08/2019

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

No, el test de Turing no es ningún método para comprobar el coeficiente intelectual de una persona y no, tampoco es una prueba para medir la resistencia deportiva, se trata de una investigación diseñada para averiguar cuán inteligentes son las máquinas. Si quieres saber más sobre este tema que toca de lleno la inteligencia artificial, ¡te lo contamos a continuación!

La obra maestra de un matemático británico

Alan Turing (1912-1954) está considerado uno de los padres de la tecnología de la información. Fue un importante matemático británico y además, criptoanalista e informático teórico. Es mundialmente conocido principalmente por tres hechos importantes:

    1. Diseñar el Test de Turing.

    2. Formalizar los conceptos de algoritmos y computación a través de su máquina de Turing. 

    3. Ser el padre fundador de la inteligencia artificial (IA).

Juego de la imitación

Como científico, Alan Turing, estuvo interesado por la innovación, las máquinas y la tecnología. Esa mente curiosa fue la que le motivó a formularse la siguiente pregunta: “¿pueden pensar las máquinas? Cuestión que trató de resolver en su ensayo “Computing machinery and intelligence” desarrollado en 1950 en la Universidad de Mánchester.

Su exhaustiva investigación le impulsó a desarrollar lo que hoy conocemos como test de Turing, basado en “el juego de la imitación”, que consistía en separar en distinta salas a un hombre, a una mujer, y en otra a un interrogador que les proponía una serie de preguntas a responder por escrito.  

El hombre debía convencer al examinador mediante el uso del lenguaje natural que era la mujer, a su vez generaba confusión en torno al tema. En la mayoría de ocasiones, el examinador tendía a equivocarse. 

Turing quería utilizar este desarrollo, pero sustituyendo uno de los dos sujetos por una máquina. En este caso, robot y ser humano tendrían una conversación mediante el lenguaje común y el examinador tendría para identificar cuál es el humano y cuál es la máquina.

Metodología del test

Como decíamos, en el año 1950, Alan Turing abordó el tema de la inteligencia artificial desde la raíz y propuso el test de Turing. Un método capaz de definir si una máquina es “inteligente”, es decir, si es capaz de pensar como lo haría un humano.

Esta prueba, es básicamente una evaluación a las máquinas mediante una serie de preguntas que efectúa un interrogador para comprobar su comportamiento y ver si son capaces de reaccionar de igual forma que lo haría una persona. 

Para superar el test cuando el interrogador humano decide si gran parte del tiempo, el interlocutor situado en una habitación contigua es una máquina o una persona. Se establece que en una entrevista de cinco minutos, la máquina debería ser capaz de engañar el 70% del tiempo al entrevistador.

Eliza y Parry

Tras la muerte de Alan Turing, otros científicos interesados por el tema trataron de probar la metodología del matemático británico. El primero fue Joseph Weizenbaum, que en el año 1966 diseñó un sistema capaz de superar el test. 

Bautizado bajo el nombre de Eliza, su funcionamiento se basaba en el análisis de palabras escritas por un usuario en busca de palabras clave. Si el programa no encontraba una keyword proporcionaba una respuesta genérica o repetía alguno de los comentarios anteriores. 

El resultado de la prueba fue que Eliza fue capaz de engañar a algunos examinadores haciéndoles creer que se trataba de una persona real. Por eso, es considerado el primer programa en superar el test de Turing

Seis años más tarde, Kenneth Colby creó otro programa (Parry) en el que trataba de simular el comportamiento de una persona esquizofrénica paranoica. La prueba fue examinada por un grupo de psiquiatras profesionales, que solo supieron distinguir el comportamiento de la máquina frente al del humano un 48% de las veces.

Eugene Goostman

Después de unos años de silencio y ya en el nuevo siglo, el científico británico Kevin Warwick, quiso desarrollar el experimento que reabrió el debate de la inteligencia artificial más de seis décadas después de la trágica muerte de Alan Turing. 

Warwick ha dedicado toda su vida a estudiar la inteligencia artificial y ha experimentado con multitud de robots y ciborgs en la Universidad de Reading. Su día a día está rodeado de microchips, electro-estimuladores y todo tipo de desafíos que combinan mente humana y herramientas tecnológicas.

En el año 2014 decidió organizar un experimento basado en el test de Turing para corroborar que el ser humano puede ser engañado por una máquina. Para ello, reunió a gran cantidad de examinadores para dar respuesta a este tema. 

Presentó a Eugene Goostman, un bot conversacional desarrollado por programadores que personalizaron la máquina para que diese el aspecto de parecer un adolescente ucraniano de 13 años. 

Este fue el aspecto que consiguió que la máquina engañase a un alto porcentaje de los examinadores, puesto que Goostman no trataba de parecer un adulto en sus conversaciones. Se veía en él falta de conocimiento e inexperiencia, consecuencia de la edad.

Mejora de los resultados

La prueba de Turing, aunque imperfecta, ha proporcionado múltiples resultados medibles. Aun así, como confirman los investigadores Russell y Norvig,  para que un el ordenador supere el test de manera rigurosa, habría que ampliar las capacidades de la máquina a otras áreas de la inteligencia artificial (IA):

  • Procesamiento natural del lenguaje que permita al programa comunicarse eficazmente en cualquier idioma. 

  • Razonamiento automático que fomente que la máquina pueda ofrecer diferentes puntos de vista y extraer conclusiones de la conversación.

  • Aprendizaje automático o machine learning para que la máquina se retroalimente de las conversaciones y consiga adaptarse a nuevos escenarios y circunstancias

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+52 (55) 6842 3026

mexico@agenciab12.com

Ejército Nacional #1112, Int. 804, CP 11550 – CDMX