Sectores

¿Qué son los Smart Contracts y cómo los usan las aseguradoras?

La tecnología se ha instaurado en todas las áreas de nuestro día a día. Incluso en la forma en que se ejecutan los contratos. Te contamos qué son los Smart Contracts.

Por Redacción España, el 26/02/2020

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Los Smart Contracts o contratos inteligentes tienen como objetivo principal mejorar los procesos y la ejecución de los contratos tradicionales, siendo mucho más seguros y económicos. Te contamos más en profundidad qué son y cómo los usan las aseguradoras.


Origen de los Smart Contracts

El origen de los Smart Contract se remonta al año 1993. Nick Szabo formalizó el concepto en su obra Formalizar y asegurar relaciones en redes públicas (Formalizing and Securing Relationships on Public Networks).

No obstante, por aquel entonces existían limitaciones tecnológicas para desarrollar los contratos inteligentes. Se tuvo que cambiar de siglo para empezar a vislumbrar la posibilidad de los Smart Contract, ya que no se avanzó en torno a este tema hasta el surgimiento de los Bitcoins en el año 2009.

Los Bitcoins por sí mismos no propiciaron el desarrollo de los Smart Contract, sino la tecnología con la que funcionaban, el Blockchain o cadena de bloques (del que hablaremos más adelante).

El verdadero desarrollo de los contratos inteligentes se dio en el año 2014 con la creación de Ethereum, que los dotaba de un sistema descentralizado, transparente y autoejecutable con el que interpretar y ejecutar las instrucciones del Smart Contract.

Ethereum, de Vitalik Buterin y Gavin Wood, se basa en un lenguaje de programación Solidity (parecido al Javascript) fundamentado con conceptos de programación con lenguaje C+++.


¿Qué es un Smart Contract o contrato inteligente?

Los Smart Contracts o contratos inteligentes son acuerdos entre dos o más partes. Un ecosistema virtual en el que en el que se predefine lo que se va a hacer, cómo se va a hacer, cuándo se hará y cuáles son las consecuencias de su incumplimiento.

A diferencia de los contratos tradicionales (escritos o verbales), que están sujetos a las leyes y jurisdicciones de un determinado territorio y necesitan algunos agentes externos (como por ejemplo, notarios), los Smart Contracts plantean algunas diferenciaciones.

Se trata de contratos descentralizados y autoejecutables que permiten el cumplimiento de las cláusulas estipuladas entre los determinados participantes de forma autónoma, es decir, sin intermediarios. Las acciones no se ejecutan hasta que se cumplan los términos.

Estos contratos son códigos informáticos escritos en lenguaje de programación. Por tanto, los términos son sentencias y comandos del código que los conforma. Un código que no se puede eliminar ni modificar al estar protegido por una cadena de bloques o Blockchain.


El oráculo, uno de los ejes del Smart Contract

Como decíamos, los Smart Contracts son autoejecutables, es decir, dan la orden de acción cuando se cumplen las condiciones del contrato. Para conseguirlo, se sustentan en una tecnología de oráculos (The Oracles), que nada tiene que ver con los actos de fe del mundo clásico.

Se tratan de programas informáticos que evalúan, organizan y tramitan la información en la red del contrato y, por ende, pueden proporcionan los datos necesarios para determinar la ejecución del Smart Contract. Este aspecto permite mantener actualizados los datos. Se podría decir que los oráculos son el intermediario entre las partes involucradas.


El uso del Blockchain

La parte fundamental de los Smart Contract es el Blockchain, que se sustenta en la infraestructura Ethereum, comentada anteriormente, para hacer posible la ejecución de los contratos inteligentes.

Blockchain o cadena de bloques es algo así como un libro de contabilidad público de transacciones. Un registro único, descentralizado y distribuido en varios nodos de una red. En un primer momento, su uso estuvo limitado a los Bitcoins, pero con el tiempo extendió a otros sectores, como la industria de los seguros.

La ventaja principal es que el control de los procesos no tiene por qué ejercerlo una sola figura de la empresa. De esta labor se encargan cientos de ordenadores repartidos por todo el mundo.

Cuando alguien ejecuta una transacción, ésta se envía a la red y, mediante algoritmos internos, la acción se valida o se rechaza. Si la acción es validada, se agrega al bloque actual y se conecta automática con el bloque anterior, y así sucesivamente.

Esto hace que el uso del Blockchain sea realmente más seguro que las bases de datos tradicionales, ya que, en caso de querer hackear la red, se debe hacer en todos los ordenadores simultáneamente.

Cada bloque del Blockchain almacena la siguiente información:

  • Número de registros o transacciones.
  • Datos referentes al propio bloque.
  • Vinculación con el bloque anterior y, a su vez, la relación existente con el siguiente bloque.


Cómo usan las aseguradoras los Smart Contracts

Uno de los sectores que se han beneficiado de la tecnología de los Smart Contracts es la industria de los seguros, donde los partes se ejecutan de forma automática e inmediata una vez se dé la orden.

Las aseguradoras han decidido instaurar los contratos inteligentes con tecnología Blockchain con el objetivo de simplificar los procesos internos. Con ellos, se reducen los pasos de verificación de información y el usuario consigue ahorrarse los trámites burocráticos del peritaje.

Otro de los mayores potenciales de los Smart Contracts para las aseguradoras es la inmediatez. Su uso permite transacciones inmediatas y reduce considerablemente los costes operativos y administrativos, ya sea emisión de pólizas o gestión del riesgo.

Por consiguiente, los Smart Contracts son una forma de crear servicios transparentes, seguros y veloces para sus clientes, lo que supone un aumento de la confianza depositada en las aseguradoras por parte de los clientes.


Ventajas de los Smart Contracts para las aseguradoras

Versatilidad

Los Smart Contracts son aplicables a múltiples sectores, desde finanzas hasta las aseguradoras.

Velocidad

Son más rápidos de formalizar y más económicos que los contratos tradicionales.

Ahorro

Para los usuarios supone un ahorro considerable de tiempo y dinero, ya que se eliminan los intermediarios (abogados o notarios).

En este sentido, para las aseguradoras también supone una reducción de los gastos que conlleva el trabajo de los intermediarios mencionados en el punto anterior.

Seguridad

El uso de los Smart Contracts es mucho más seguro, fiable y preciso a la hora de ejecutar las transacciones. Esto se debe a la automatización y la codificación tecnológica por la que está formada.

Además, su carácter público otorga la ventaja de que los agentes que participan en el contrato inteligente modifiquen las condiciones de uso y además es posible salvar copias exactas del contrato.

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+52 (55) 4774 1185

mexico@agenciab12.com

Ejército Nacional #1112, Int. 804, CP 11510 – CDMX